Visita a San José

Acuérdate, oh castísimo Esposo de la Virgen María y amable Protector mío, San José, que jamás se oyó decir que ninguno que haya invocado tu protección o implorado tu auxilio quede sin haber sido consolado.

Lleno de confianza en tu poder, vengo a tu presencia y a ti me encomiendo. No deseches mi súplica, padre adoptivo del Redentor.

Entradas relacionadas

Letanías Laureteanas

Letanías Laureteanas

Señor, ten piedad Cristo, óyenos Cristo, escúchanos Dios, Padre Celestial, ten misericordia de Nosotros Dios Hijo Redentor del Mundo, ten misericordia de nosotros Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros Santa María, ruega por nosotros Santa...

Acto de fe, esperanza y caridad

Acto de fe, esperanza y caridad

ACTO DE FE Señor mío y Dios mío: creo en Ti porque Tú eres la Verdad; creo todo lo que has revelado y la Iglesia nos enseña. Dios mío, confío en Ti, aumenta mi fe. ACTO DE ESPERANZA Señor mío y Dios mío: espero en Ti porque eres bueno y fiel a tu Palabra; espero tu...

Letanías de la Humildad – Cardenal Merry del Val

Letanías de la Humildad – Cardenal Merry del Val

Jesús manso y humilde de Corazón, óyeme. (Después de cada frase decir: Líbrame Jesús) Del deseo de ser lisonjeado Del deseo de ser alabado Del deseo de ser honrado Del deseo de ser aplaudido Del deseo de ser preferido a otros Del deseo de ser consultado Del deseo de...