"Si alguien está afligido, que ore. Si está alegre, que cante salmos. Si está enfermo, que llame a los sacerdotes de la Iglesia para que oren por él y lo unjan con el óleo en el nombre del Señor. La oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados"

— Sant. 5 13 – 15

Para llamar al sacerdote comunicarse con la parroquia al teléfono: (+598) 2418-5956.