Oración del misionero

Señor, cuando nos mandas a sembrar, rebosan nuestras manos de riquezas; tu palabra nos llena de alegría cuando la echamos en la tierra abierta.

Señor, cuando nos mandas a sembrar, sentimos en el alma la pobreza; lanzamos la semilla que nos diste y esperamos inciertos la cosecha.

Y nos parece que es perder el tiempo este sembrar en insegura espera. Y nos parece que es muy poco el grano para la inmensidad de nuestras tierras. Y nos aplasta la desproporción de tu mandato frente a nuestras fuerzas.

Pero la fe nos hace comprender que estás a nuestro lado en la tarea. Y avanzamos sembrando por la noche y por la niebla matinal. Profetas pobres, pero confiados en que tú nos usas como humildes herramientas.

Gloria a ti, Padre bueno, que nos diste a tu Verbo, semilla verdadera, y por la gracia de tu Santo Espíritu la siembras con nosotros en la Iglesia. Amén.

Entradas relacionadas

Letanías Laureteanas

Letanías Laureteanas

Señor, ten piedad Cristo, óyenos Cristo, escúchanos Dios, Padre Celestial, ten misericordia de Nosotros Dios Hijo Redentor del Mundo, ten misericordia de nosotros Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros Santa María, ruega por nosotros Santa...

Acto de fe, esperanza y caridad

Acto de fe, esperanza y caridad

ACTO DE FE Señor mío y Dios mío: creo en Ti porque Tú eres la Verdad; creo todo lo que has revelado y la Iglesia nos enseña. Dios mío, confío en Ti, aumenta mi fe. ACTO DE ESPERANZA Señor mío y Dios mío: espero en Ti porque eres bueno y fiel a tu Palabra; espero tu...

Letanías de la Humildad – Cardenal Merry del Val

Letanías de la Humildad – Cardenal Merry del Val

Jesús manso y humilde de Corazón, óyeme. (Después de cada frase decir: Líbrame Jesús) Del deseo de ser lisonjeado Del deseo de ser alabado Del deseo de ser honrado Del deseo de ser aplaudido Del deseo de ser preferido a otros Del deseo de ser consultado Del deseo de...